Palabras de Mons. Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana en la Apertura de la CVIII Asamblea Ordinaria Plenaria

Posted in Blog, Portfolio | 0 comments

Caracas, 07 de Julio de 2017

Saludo fraternalmente a los Sres. Cardenales, Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y a Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, Presidentes de honor de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Saludo y doy la más cordial bienvenida al Señor Cardenal Claudio Hummes, Arzobispo Emérito de Sao Paulo, Brasil, anterior Prefecto de la Congregación para el Clero y actual Presidente de la Comisión de Obispos de la Amazonía de Brasil y de la Red Emergencia Eclesial Panamazónica (REPAM). Bienvenido. Siéntase en su casa.

Saludo con afecto fraterno a los Obispos de la Presidencia y a los Arzobispos y Obispos de Venezuela.

Al Rvdmo. Mons. Paul Butnaru, Encargado de Negocios de la Nunciatura Apostólica, representante de S.E. Mons. Aldo Giordano, Nuncio Apostólico, a quien le hago llegar un cordial saludo.

Saludo y agradezco la presencia y solidaridad del Rvdo. Padre Francisco José Virtuoso, Rector de esta Casa de Estudios.

Doy la más cordial y fraterna bienvenida al Pbro. Luis Enrique Rojas Ruiz, Obispo Auxiliar Electo de la Arquidiócesis de Mérida, al Pbro. Gregory Shiffer, Administrador de la Diócesis de Ciudad Guayana, sede vacante.

Felicito al querido hermano Mons. Mariano Parra Sandoval por haber recibido el Palio Arzobispal como nuevo Arzobispo de Coro.

Un atento saludo a los Presidentes y Miembros Directivos de la Conferencia de Religiosos y Religiosas de Venezuela (CONVER), del Consejo Nacional de Laicos (CONALAI), de la Academia Nacional e internacional de Hagiografía .

Un cordial saludo a los sacerdotes Subsecretarios de esta Conferencia Episcopal, a los Directores y Directoras de los Departamentos del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano (SPEV) y a los Secretarios ad casum de las Actas de esta Asamblea.

Un saludo a la Dra. Susana Tkalec, Directora del Departamento de Ayuda Humanitaria y Emergencia de Caritas Internationalis.

Saludo y agradezco a los Representantes de los Medios de Comunicación Social presentes.

Saludo a los invitados especiales.

 

Señoras, Señores.

Doy apertura a la Centésima Octava Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana.

Mi primer pensamiento va dirigido a Dios, Señor de la historia, en consonancia y eco de la oración que hemos compartido hace pocos minutos en la Capilla dedicada a la Sma. Virgen María, Trono de la Sabiduría. En manos de Cristo y de su Madre hemos puesto el desarrollo de nuestra Asamblea.

El Señor conduce los pasos de su Iglesia peregrina. Los santos Padres enseñan que el camino del antiguo pueblo de Dios, Israel, por el desierto, era una prefiguración del camino del nuevo Israel, la comunidad eclesial, y que la vida de este nuevo pueblo, con sus avatares, está representada, entre otras imágenes, por la barca evangélica en la Jesús y sus discípulos atraviesan el Lago de Galilea y se ven zarandeados por una violenta tempestad que les causa pánico, mientras el Maestro, en cambio, dormía. Pero la barca se sostuvo. Dice San Agustín: Pleno dominicae crucis velo Sancti Spiritus flatu in hoc bene navigat mundo: “Con su velamen que es la cruz de Cristo, empujada por el viento del Espíritu Santo, (la Iglesia) navega bien en este mundo”. (Sermón 97, 7-9, citado en el CEC, 845).

En el primer semestre de este año, el aliento de Dios, el ruah Eleohim, el Espíritu del Señor, se ha hecho sentir con fuerza en nuestras Iglesias particulares sobre todo despertando en los fieles el ardor de la caridad y la necesidad de la oración. Venezuela es un pueblo al que el sufrimiento lo está enseñado a compartir y a rezar.

Leer mas: Palabras de Apertura Mons Diego padron

Leave a Reply